Incertidumbre hídrica en Chile ¿Un problema sin solución?


La agricultura de exportación es una de las actividades que más crece y mayor potencial tiene en el país. Sin embargo, ese potencial corre el riesgo de frenarse ante la menor disponibilidad y seguridad de agua para el riego…¿Cuáles son nuestras opciones?


El Dilema del Agua y la Agricultura en Chile


El sector agrícola del país tiene una gran oportunidad: las proyecciones son que para el año 2050 la población mundial aumentará a más de 9 mil millones, lo cual junto al aumento de los estándares de calidad de vida de países en vías de desarrollo, se necesitará aumentar la producción alimentaria en un 100% (Banco Mundial, 2017). Chile está en una posición privilegiada para cubrir este crecimiento, al contar con excelentes suelos, algunos de los mejores climas mediterráneos del mundo, ser una isla fito-sanitaria y al estar contra-estación de los principales mercados del mundo. El hecho de que el país ya es el 5to mayor exportador de fruta fresca en el mundo, y que éstas han crecido más de 25 veces en los últimos 36 años y superaron los USD 5.000 millones (Seminario Chile Potencia Alimentaria), son reflejo de lo anterior y de la capacidad del sector agrícola de Chile.


¿Podremos duplicar o incluso triplicar la producción alimentaria? La demanda internacional, las condiciones naturales y la tierra están, sin embargo, contamos con una gran restricción para crecer: la inseguridad hídrica (Word Resources Intitute, 2013). Las razones son varias: el crecimiento de la población, la urbanización, la industrialización, el crecimiento de las hectáreas agrícolas regadas y el cambio climático.

Las consecuencias para la agricultura se sintieron con toda su fuerza en la última sequía que afectó a la provincia del Limarí entre 2011 y 2015, con pérdidas de casi 2.500 hectáreas de frutales en ese período, sin embargo se ha sentido con mayor fuerza en las zonas más productivas del centro y centro-sur del país. ¿Será lo que pasó en Limarí un precedente para el resto del país en el futuro, por lo que tendremos que restringir el crecimiento de la agricultura bajo riego? A continuación exploraremos algunas de las opciones que creemos que pueden ayudar a mejorar esta situación.



¿Cómo podemos regar más?


Una de las estrategias más usuales para mejorar la seguridad de riego, tanto por parte de privados como del gobierno, es invertir en mejoras de infraestructura de acumulación y conducción de agua: #embalses, #tranques, revestimientos de #canales, entre otros. Estas obras  son muy necesarias, sin embargo éstas dependen finalmente de la disponibilidad del recurso, siendo en general costosas y lentas de ejecutar.  También, como respuesta a la variabilidad hídrica de las aguas superficiales, se han aprovechado cada vez más las aguas subterráneas, pero los acuíferos también tienen sus limitaciones naturales de recarga, lo cual ha llevado a sobreexplotación en ciertas zonas, con graves conflictos sociales como repercusión, debido a la disminución de los niveles freáticos.


Entonces, si tenemos una cantidad finita de agua, debemos usarla de manera más eficiente. En esa línea, quizás una de las iniciativas más importantes para mejorar la eficiencia en el uso del agua es la implementación de riego tecnificado, tecnologías que  aumentan la eficiencia del riego de un 50% hasta un 95%, y que hoy suman 300.000 hectáreas en el país. Sin embargo, hay otra oportunidad cuyo potencial de mejorar la eficiencia en el uso del agua para el riego que está recién apreciándose: buscar mejorar la gestión en la distribución del agua para el riego a través de soluciones tecnológicas, particularmente para aguas superficiales y canales de riego.

La Oportunidad de la Telemetría de Caudal implementada a Escala

Telemetría vandalizada - Investigación realizada en terreno con clientes.

Un 80% del agua en Chile se usa para regar y de esa un 90% se distribuye por canales (FAO Aquastat, 2017). Sin embargo, la eficiencia promedio de conducción es de sólo un 30-40%, debido a pérdidas por filtraciones, robos, rebalses, u errores en la distribución del agua hasta su uso final en los campos. En otras palabras, podríamos estar perdiendo más de un 20% del agua que extraemos de los ríos y esteros del país, sin tener información de cuándo, dónde y cuánta agua se deja de aprovechar.


En Capta Hydro creemos que si algo no se mide, es muy difícil que  pueda mejorar. Por ello, la clave para resolver este problema es la implementación de telemetría de caudales a escala en la infraestructura de canales. Ésto nos permitirá reducir las pérdidas por robos, rebalses o errores de distribución, identificado dónde están las mayores pérdidas por filtraciones. Al tener mejor información sobre las pérdidas se pueden priorizar de mejor manera las las inversiones correspondientes a revestimientos, o en su defecto, ser contabilizadas como infiltraciones artificiales de los acuíferos.


¿Parece obvio, pero por qué esto no se ha hecho antes?


Por distintas razones, principalmente asociadas a los problemas de las alternativas tecnológicas disponibles para los agricultores, ya sean nacionales e importadas: riesgo de robo, alto costo, baja calidad y precisión, soporte deficiente, necesidad de obras civiles adicionales, entre otros motivos que hacen que hasta ahora la telemetría de caudales distribuida ha sido limitada en términos de la cantidad de puntos medidos en las redes de canales.

 


Capta Hydro tomó el desafío de mejorar la calidad y bajar el costo de la telemetría de caudales, y como respuesta desarrolló la familia de productos Capta CFT, para que la telemetría pueda ser implementada a escala en todos las cuencas y canales del país.


Este escalamiento de la información de las redes de canales, ayudará a los agricultores del país a resolver el dilema de regar más hectáreas con menos agua y seguir contribuyendo al desarrollo de Chile de manera económica, social y ambientalmente sustentable.


#desafiosdeagua #incertibumbrehidrica #solucionalasequia #problemasdeagua #aguaparariego #eficiencia #riego #solucion #agua #telemetria #caudal

197 vistas1 comentario